martes, 2 de marzo de 2010

sueño

el sueño debe haber sido breve

mi mirada se tendía desde el suelo

y se hacía de sal en la contemplación

de un animal, un gato

(parecido a todos, era todos)

en una ventana amplia

la luz, tenue y tibia

de siesta o de atardecer



la mirada suya

calculaba, deseaba, pedía

pero el cuerpo suave y barcino

se mantenía a distancia

escrutando, midiendo



había al alcance un cuenco con algo

a distancia tentadora, incluso

para quien no tiene sed ni hambre

pero se aburre y accede



sé que he soñado con vos

también con ellos

el frío y el cálculo

el deseo acechante y retenido

el llamado en los ojos, silencioso y sin riesgos

y el desdén.

aterradoramente,

ahí estaba:

el tiempo detenido

y un ensordecedor aburrimiento

2 comentarios:

Marcos dijo...

Los sueños sueñan vida.

María dijo...

divino Vero, como siempre